PUBLICIDAD

Liga venció 5-4 a Sao Paulo en penales y clasificó a semifinales de la Sudamericana

iga de Quito, con un hombre menos durante toda la segunda mitad por la expulsión de Alexander Alvarado, se atrincheró, resistió y ganó la tanda de penaltis, por 4-5, ante Sao Paulo, para meterse en las semifinales de la Copa Sudamericana 2023, donde se medirá a Defensa y Justicia de Argentina. El conjunto paulista consiguió igualar la eliminatoria en el tiempo reglamentario (1-0), pero se quedó en la orilla en su camino de repetir la final de 2022 por culpa de un fallo desde los once metros de James Rodríguez, héroe y villano esta noche en el Morumbí.

El mediapunta colombiano asistió desde el córner al ecuatoriano Robert Arboleda, que marcó de cabeza en el minuto 77 el único tanto del encuentro para llevar la decisión a la lotería de los penaltis, tras la derrota por 1-2 en Quito.

Liga de Quito asustó al contragolpe, supo sufrir en inferioridad durante la segunda etapa y estuvo impecable en la tanda penaltis. Cinco de cinco, con el peruano Paolo Guerrero como uno de los goleadores.

El técnico del São Paulo, Dorival Junior, no salió de inicio con el cuarteto mágico, como se esperaba. James se sentó en el banquillo y al campo salió el trío formado por Calleri, Luciano y Lucas Moura, el mejor de los paulistas.

Las primeras oportunidades de los brasileños las desperdiciaron precisamente Luciano y Calleri, hoy espeso en el área, algo raro en el goleador argentino. LDU no se quedó con los brazos cruzados. El contragolpe y la pérdida de tiempo para arañar cualquier segundo al reloj fueron las armas de los dirigidos por el argentino Luis Zubeldía.

En esa estrategia sobresalió sobre el resto Jhojan Julio, un portento físico que no paró de crearle problemas a la zaga rival. El enganche protagonizó un carrerón en solitario desde el centro del campo que acabó en un disparo ajustado al palo que respondió de forma brillante Rafael.

Pero es que antes, en el primer minuto, el guardameta brasileño se sacó de la manga otra buena parada a remate seco de Alvarado.Guerrero también hizo un buen trabajo aguantando la posesión de espaldas, una de sus especialidades.

São Paulo se entregó en cuerpo y alma a Lucas Moura. El ex del Tottenham, de vuelta a casa, está un escalón por encima del resto de sus compañeros, que hasta le estorbaron en alguna jugada de peligro.

Sin embargo, su chispa no fue suficiente para batir a Alexander Domínguez en el primer tiempo. El segundo tiempo arrancó con viento a favor para los brasileños tras la expulsión de Alvarado por una fea entrada al tobillo de Alisson.

En inferioridad, los Universitarios se encerraron para aguantar el chaparrón.Fue el propio Alisson el que encabezó la ofensiva local con un zapatazo desde el pico del área que se estrelló en el palo. Arboleda, solo en el área, mandó el rechace a las nubes.

El gol no llegaba y Dorival llamó a James Rodríguez, especialista en espacios cortos, con media hora por delante. Pero el gol no llegaba. La ansiedad empezó a adueñarse de los brasileños. Calleri desaprovechó, de forma sorprendente, un pase de la muerte dentro del área chica.

Y cuando el pánico corría a rienda suelta por las gradas, James cobró un saque de esquina perfecto para que Arboleda, entre tres adversarios, rematara de cabeza. El desvío de Adé despistó a Domínguez, que rozó el balón antes de colarse en su portería.

Un jugador ecuatoriano condenaba a un equipo ecuatoriano. Pero el Tricolor de Morumbí no pudo culminar la remontada y la eliminatoria se fue a los penaltis, donde el exjugador de Real Madrid y Bayern Múnich mandó su lanzamiento a las nubes de la capital paulista. Primer gran sinsabor para el colombiano y celebración a lo grande para LDU.

COMPARTIR

COMENTARIOS

NOTICIAS RELACIONADAS