PUBLICIDAD

Fracasa el intento de golpe de Estado en Bolivia: detenido el general rebelde

El presidente Arce mantiene el control y nombra un nuevo responsable militar. El destituido jefe del Ejército, Juan José Zúñiga, trata de implicar al mandatario en una operación para levantar su popularidad.

Bolivia ha vivido este miércoles momentos de máxima tensión política tras el ingreso violento de un grupo de militares al Palacio Quemado, la sede del Gobierno en La Paz. El presidente, Luis Arce, ha convocado a la población a “que se movilice contra el golpe de Estado”. “No podemos permitir que retornen las intentonas golpistas”, dijo desde la Casa Grande del Pueblo, un edificio lindante con el Palacio Quemado. Detrás de la asonada está el hasta este martes jefe del Ejército, Juan José Zúñiga, destituido el martes tras advertir de que no permitiría un nuevo gobierno del expresidente Evo Morales. Después de la asonada, Arce ha nombrado a un nuevo responsable militar, que ha ordenado a los militares que regresaran a los cuarteles. Tras la designación, los uniformados han comenzado a replegarse y Zúñiga ha sido detenido. El general ha intentado implicar al presidente en una operación para levantar su popularidad. El intento de golpe ha sido condenado por todo el espectro político boliviano y por la comunidad internacional.

Pasadas las cinco de la tarde de Bolivia, unas horas después del inicio del intento del golpe, Luis Arce ha comparecido desde la Casa Grande del Pueblo para tratar de transmitir unidad y calma a la población. Arropado de sus ministros y del vicepresidente David Choquehuanca, ha enfatizado: “Vamos a aplacar los apetitos inconstitucionales”. “Llamamos al pueblo boliviano a movilizarse y a mantener la calma. Todos juntos vamos a derrotar cualquier intentona golpista”. Las autoridades han emitido una orden de aprehensión contra Zúñiga y una alerta migratoria para evitar que salga del país.

COMPARTIR

COMENTARIOS

NOTICIAS RELACIONADAS